El Hospital San Jorge ha graduado 200 niños que nacieron prematuros o bajos de peso, en esta oportunidad fueron 39 pequeños egresados. 70 niños está en el programa Madre Canguro a los cuales se les realiza seguimiento personalizado cada semana, por cardiólogos, pediatras, oftalmólogos pediatras con un contacto estrecho con las familias y así prevenir complicaciones de salud.

Pereira / PLANVENOTICIAS
www.planve.co
La secretaria de Salud departamental, Olga Lucía Hoyos Gómez, participó en representación de la Gobernación de Risaralda en la graduación de 39 niños del programa Madre Canguro del Hospital Universitario San Jorge; estos pequeños superaron las dificultades de un nacimiento prematuro, gracias a la dedicación del equipo asistencial y especialista de este centro asistencial y el amor de sus padres.
“Para nosotros como Gobernación de Risaralda creo que es uno de los programas más bonitos que tiene nuestro Hospital San Jorge, puesto que este programa Mamá Canguro ya ha tenido 200 niños en el programa, donde hoy se gradúan 39 niños y todavía están en el proceso más de 60 niños con sus padres; aquí es donde tenemos que fortalecer esa unión padre-hijo, madre-hijo, para que estos niños salgan adelante y cada vez nos pone más felices este proceso para que salgan adelante en nuestra sociedad”, aseguró la Secretaria de Salud de Risaralda.
Aunque en esta oportunidad todos los pequeños son risaraldenses, el centro asistencial ha tenido bajo el cuidado, en compañía de las familias, a neonatos de Caldas, Quindío, Valle y Chocó; siendo este programa reconocido y resaltado a nivel regional.
Paula Andrea García, coordinadora médica de la Unidad Materno Infantil del Hospital San Jorge, aseguró que la graduación es un acto de reconocimiento a los papás, donde las actividades diarias son muy exigentes desde el punto de vista de atención en la casa, ya que la mayoría de ellos son familias de escasos recursos o de zonas rurales apartadas.
“Para nosotros es un logro que la población entienda la importancia del manejo del prematuro, le dediquen tiempo, le dediquen energía y amor; es el reconocimiento a ellos, como familia, de ver estos niños recién nacidos de muy bajo peso o muy prematuros que requieren cuidados especiales y verlos llegar a esta etapa, ya de más de un año, sin ninguna secuela o lo mejor posible en su recuperación en salud”, dijo la especialista.
Para la ‘madre canguro’ Jessica Álzate, beneficiaria de este tipo de atención dijo que el programa es excelente, “primero está la angustia por tener nuestros hijos, que al nacer tienen tantas dificultades, y al saber que vamos a estar en un proyecto como este donde son protegidos y cuidados a través de exámenes mes a mes, nos permite estar tranquilos sobre el peso, el crecimiento, sobre el desarrollo; nos sentimos seguros y tranquilos”.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter